Carlos Salas
Áltera, 2007
279 páginas

El título es bastante engañoso: Carlos Salas escribe mucho mejor que la gran mayoría de los periodistase. Se me ocurren pocos que compitan con él. Si uno aplicase todo lo que dice el libro, escribiría mucho mejor que la media de los periodistas y novelistas españoles. Es más, podría ser un productor de lo que se llama “contenidos” bastante más que decente. Yo creo que es un libro muy aconsejable para un webmasters por los temas que toca. Al principio y al final, sobre el estilo del castellano. No es normativo. Analiza muchos temas concretos de la redacción, de la narración y del debate de ideas que son fundamentales cuando se va a elaborar un texto o expresar una idea.

Entre pan y pan y con escusa del idioma hay unas explicaciones y metáforas buenísimas sobre lo que pasa en el mundo de los informadores. Son explicaciones o modelos tremendamente originales, por ejemplo, de cómo por la mañana, en un periódico todo son errores, y por la noche esos errores se tienen que reducir al mínimo. El New York Times dice que comete 3.500 errores al año, Carlos Salas no se lo cree.

Carlos Salas, además, enseña como escribir sacando lo plástico, escribiendo metáforas y no compitiendo contra el cine sino imitándolo. Trae a colación un libro fantástico de Linda Seger que sáe títula : Cómo convertir un guión bueno en uno excelente. Yo creo que uno de los secretos de Salas es que es un gran lector. El libro está ” repleto de citas. El autor usa un vocabulario ríquisimo. Yo no usaría un par de giros que el emplea: “dar continuación” en vez de continuar. Lo hace sólo un par de veces. Yo diría que en todo el libro no hay ni una sola palabra incorrecta. Eso es muy difícil que pase en 2010 en España.

Tampoco estoy de acuerdo con su teoría sobre qué es y qué no es noticia. Por lo menos, no la llevaría a rajatabla. Para Carlos Salas, noticia es que un señor “muerda a un perro”. “los periodistas inofrman de lo que no pasa y no de lo que pasa”. El problema que tiene eso es que en España acaban dando lecciones de moral Mario Conde y opinando sobre el futuro de la economía capitalista a Guti. Tengo mucho respeto por todos estas personas. Los periodiscos y telediarios se llenan de hechos sorprendentes que dejan de sorprender. Desde 1906 el arte se protpuso provocar. En 2010 es imposible que nada llame la atención.

Yo tampoco seguiría su método para hacer entrevistas. Lo que a mí me ha dado mejor resultado, siempre que se tiene tiempo, es intentar tener una conversación. Llega un momento en que el entrevistado pierde el miedo. Llega un momento es que se puede enseñar una grabadora. Es una lata ir con grabadora. Pero hay entrevistas que es necesario grabar. Si el entrevistado se siente cómodo hablará. Si no, no dirá nada. Es más, si te pones de su parte, dirá lo que tú quieras. Lo que afirma Salas sobre las ruedas de prensa es muy esclarecedor

El libro tan estupendo acaba con una lista de libros recomendados que muy útil para quien quiera ejercer como periodista

Capitulos principales
Lo importante es que te lean – Cómo convertir las palabras en imágenes – Titulares: así se vende una noticia – La primera puerta – Frases: ¿cortas o largas? – Encadenar párrafos: técnicas del guión de cine – Las claves del periodismo de precisión – Perfiles: fórmulas para dibujar la personalidad -Cómo escribir un buen análisis – Entrevistas: cómo vencer en un cara a cara – Búscate la vida – Las fuentes de la investigación – Kit de supervivencia – Cómo desarrollar el sentido de lo insólito – Fotógrafos: todo depende de un dedo – El conocimiento en estado puro: la guerra – La papelera, ese gran amigo – Manual para jefes – Esto no es una ONG – La verdad, esa cosa – La mejor profesión del mundo – Cien errores típicos y cómo evitarlos – Libros imprescindibles comentados

, , , , , , , , , , , , , ,

wordly-power-the-making-wall-street-journallEdward E. Scharff
(The making of the Wall Street Journal)
Edward E. Scharff

Uno de los problemas de fondo para todos los webmasters en 2009 es conseguir credibilidad. Si sus publicaciones no vienen de marcas del mundo físico o de medios de medios tradicionales, los webs tienen que ganarse la reputación a pulso. Internet es un mar de información dudosa. Pero hay instituciones que han conseguido distinguirse por la solidez de sus afirmaciones y su fiabilidad. Carlos Salas recomienda este libro para los que quieran ser periodistas.
Esto es lo que siempre ha diferenciado al Wall Street Journal de otros medios. El diario también ha construido una leyenda por su originalidad, imaginación, sentido común, personalidad y otras muchas virtudes. Los directores del periódico han nadado contracorriente. Sus periodistas no han hecho lo que hacían lo que hacían los demás redactores de otros medios de comunicación.

El diario ha mantenido una primera página muy sencilla que lo ha singularizado. Cuando salió lanzó su versión en Internet, desde el principio, en el periódico demostraron que Internet era un medio distinto del papel. Supieron aprovechar todas las posibilidades de la interactividad y la rapidez de la nueva tecnología. Con el nacimiento de los podcast, también han aprendido pronto que es un producto diferente de un papel leído por un narrador.

El libro de Scharff retrata cómo se el Wall Street Journal ha logrado este estatus. Todos los factores estaban en su contra tras la crisis de 1929. Ell día después del desastre de la bolsa, el periódico abrió con el titular en primera página“La bolsa baja, pero las acciones están fuertes”. Eso proporciona un índice del nivel de corrupción al que habían llegado los periodistas, que vivían de sus inversiones en valores. Usaban el periódico para calentarlos y beneficiarse de información confidencial. Algunos sólo se acordaron del sueldo que les proporcionaba el diario meses después de arruinarse en bolsa.
El periódico siguió falseando la realidad durante un tiempo hasta que cambió el timón. Tardó años en recuperar la credibilidad. Todo ello se consiguió con mucho esfuerzo y un montón de toques de ejemplaridad. Por ejemplo Phillips, un redactor jefe en aquel tiempo, era tan sobrio y tan insobornable que , que rechazaba todos los regalos, empezando por una cesta de frutas. El periódico fue el primero en publicar fotografías de prototipos de automóvil. Los fabricantes de automóviles y relaciones públicas de la industria siempre se habían opuesto a esa práctica. Eso es difícil de entender para los nuevos empresarios de los medios de comunicación quée están naciendo en Internet y que no distinguen publicidad de información.

En 1962, todos los periodistas escribían sobre cómo la Guardia Nacional protegía la entrada de un joven negro en una escuela en un pueblo del sur de Estados Unidos. La imagen era portada en todas las revistas. El Wall Street Journal se dedicó a publicar la indiferencia con que el resto del pueblo acogía ese acontecimiento.

El segundo secreto del Wall Street Journal ha sido la sencillez y el sentido común. Durante mucho tiempo, sólo contrataban a personas del Medio Oeste norteamericano. Personas sensatas. No querían divos.

Scharff destaca que han exitido episodios de corrupción en la institución. Pero se han resuelto. La historia acaba en los años 90. No cubre, por tanto, el éxito del Wall Street Journal en la era Internet. Es el medio de comunicación con más suscriptores de pago en el mundo. Estos superan los 800.000 en diciembre de 2009.

Existe una versión en castellano de este libro

Otras críticas del Libro con puntos de vista distintos al mío
·Worldly Power según Encyclopedia.com (tiene muchos banners)
·Thomas B. Rosenstiel de Los Angeles Times piensa esto

Una reseña de la historia del New York Times según Gay Talese está en El Poder y el Reino
Capítulos principales
El derecho a saber de los accionistas – Querido George – Bebido de posibilidades – La compañía del abuelo no está en venta – El show – Evitando el sabotaje – Inocentes en el extranjero – Realmente te puedes permitir trabajar aquí – Su pena privada – Boinas verdes – Wall Street bajo y sucio – En la pista de dentro – Me volví loco por esa curva – Tensión creativa

, , , , , ,

Ben Bradlee
490 páginas
Ediciones El País, 1995

Ben Bradlee - La vida de un Periodista“Un americano muerto en Vietnam es noticia; 9.999 vietnamietas inocentes no”. Está máxima ha funcionado en el periodismo occidental durante décadas. Para alguien que le interese lo que algunos llaman contenidos, puede ser ilustrativo saber cómo se llegan a esas monstruosidades. Se llega a eso porque los periodistas y directores son tipos como Ben Bradlee. Además, los que escriben libros sobre periodistas también son tipos cómo Ben Bradlee. No es un tomo muy divertido de leer, ni muy profundo. Carlos Salas afirma que Bradlee puede ser un poco narcisista.

Ben Bradlee podría haber titulado cómo jugar siempre con ventaja o cómo trucar las cartas. Cuenta todas las historias cómo si no diese importancia; en realidad, se da importancia a sí mismo lectores. Habla de la repercusión que tuvo en la política americana y en la honestidad pública. Eso está muy bien; pero no dedica ni una línea a los lectores de aquello. Si a los lectores no les interesaba el asunto Irán-Contra ( cfr. pag. 402 ), quizá no fuese tan importante. Cuando Bradlee escribe, escribe para otros periodistas, para los políticos, para jueces, para diplomáticos. Ben Bradlee nunca escribe para oficinistas que van en metro. Ben Bradlee no destapa noticias para tipos que están un bar o en su casa después del trabajo. Bradlee no sabe si los estudiantes leen el periódico.

A Ben Bradlee se le colaron muchísimas, muchísimas noticias: el final de la Guera de Vietnam, noticias de deportes, la llegada del hombre a la luna,
Las confesiones sobre artículos que no publicaron son muy interesantes. (p: 417). Desde la página 425, hay disculpas.

Yo creo que la propietaria del periódico, Katharine Graham, proporciona una visión mucho más sincera de los muchos de los hechos relacionados con el Watergate.

Los ciudadanos no existen en un periódico. En todo el libro no aporta sobre la tirada de sus periódicos y revistas.

No parece culpable de que le engañase Janet Cooke. Nadie puede ser culpable de confiar en alguien. David Randall en la página 221 de su libro El periodista Universal afirma sobre el asunto de Janet Cooke. “Parte del personal, por ejemplo, había albergado dudas sobre la historia en su momento, pero o bien habían decidido “que la historia era demasiado buena para andarse con comprobaciones”.

Al final sí habla de reportajes concretos. Al final habla de problemas con noticias, fuentes y políticos que pueden ser útiles para la gente que elabore informaciones. Ese es el motivo de que incluya este libro en mi blog
Piensa que hay que “educar al lector”, eso lo pensaba también Goebbels.

· Esta es la reseña que hace Aceprensa del libro Vida de un periodista

Capítulos Principales
Prefacio – Primeros Años – Harvard – La Marina – New Hampshire -Washington Post ( La primera vuelta ) – París 1: Agregado de Prensa -París II – Newsweek – Newsweek Washington – JFK – La venta del Newsweek; JFK; Phil – Post JFK- Washington Post ( 1965-1971) – Los documentos del Pentágono – Watergate -Después del Watergate – Washington Post ( 1975- 1980 ) – Janet Cooke -Seguridad Nacional: ¿público o privado?

, , , , , ,

historias-de-un-corresponsal-economico1( Burbujas y otras epidemias de entusiasmo )
Martí Saballs
Gestión 2000, 207 páginas

Este libro puede ser útil para los webmasters de sitios de finanzas. Marti Saballs explica de una forma sucinta los avatares financieros mundiales desde la década de 1990. El autor es subdirector del diario Expansión a diciembre de 2009. Es un libro que no intenta abarcar todo lo ocurrido en la economía del Planeta. Es, como el subtítulo indica, principalmente una historia de mercados financieros. El capítulo final trata sobre la búrbuja inmobiliaria en España de en la década del año 2000. Martí Saballs ha escrito muy excelentes reportajes sobre otros sectores y temas, pero esté en breve apunte sobre las burbujas de estos años no revela muchos secreto. Yo creo que llevará varios años saber qué es lo que realmente ocurrió en la década puntocom. Por ahora, la historia la han descrito los mismos periodistas y analistas que la provocaron.

Saballs reconocé que se equivocó al calcular lo que iba a ocurrir con la burbuja de Internet. Poca gente quedó fuera del error. Los que lo hicieron fueron silenciados.

Es un libro escrito por un periodista periodista que describe lo que presenció, escuchó y preguntó. Aunque es un libro corto, profundiza bastante en la historia. Hay muchos adjetivos y pocos números. Gracias a eso se puede leer con facilidad. Las historias pintorescas que narra son entretenidas.

No es una obra que desvele los entresijos del periodismo o la vida de un corresponsal. Hay rezos, pero no es lo fundamental. El narrador todavía no se ha autoproclamado héroe como Benjamin Bradlee u otros autores. Tiene más de más reportaje que de autobiografía de escándalos.

Si hay algún lector al que le interese este libro, también le recomiendo que lea “Breve historia de la euforia financiera” de John Kenneth Galbraith

Capítulos Principales
Los años felices de Clinton – La Nueva España del aznarismo – El Corralito argentino – Locos por una vivienda -Reacciones en cadena

, , , , , , , , , ,

fe-de-errores5
(Una historia de periodistas)
Albert Montagut
478 páginas

Albert Montagut , parece que ha publicado noticias de interés durante su carrera.  Cuando se trabaja para periódicos con mucha difusión  y con medios es más fácil conseguir noticias. Las fuentes saben que si las filtran esos medios, tendrán más repercusión. Por otra parte, los periodistas tienen más tiempo para trabajar en los temas. No es que sean más listos. No es que “sean sitios mágicos” como él afirma. Es que les luce más.
Esto es lo mismo que piensa Gay Talese. Lo expone en su historia del New York Times “Poder y el Reino“. En cada capítulo, Galese va detallando la plantilla del diario y cómo era posible que tuvieran un reportero en cada esquina de la ciudad.
Parece que Montagut tiene la humildad de reconocer errores. Pero se equivoca de errores. Los errores que comete y los que ha cometido la prensa suelen ser otros. Yo no tengo un currículum tan de campanillas como Albert Montagut, quizá he tenido tiempo para leer más libros y más artículos. Si me molesto en rebatirle es porque “Fe de errores” pretende enseñar a estudiantes de periodismo:
:

1. Albert Montagut tiene que esperar a la página 378 para hablar de los lectores. Los lectores son la primera obsesión de todos los buenos periodistas. No hace ni una referencia a las cartas de los lectores, a sus gustos, a sus cambios, a sus aficiones… Tampoco habla del trabajo de otros periodistas. Albert Montagut no hace estudios de mercado, no investiga, no escucha…Resulta que son esos lectores los que ahora huyen de esa prensa de periodistas de raza que hablan de sí mismos.

2. La prensa no habla de sí misma. La prensa no es noticia. Si Lucy Kellaway se refiere a sí misma es para mofarse de Lucy Kellaway.  Cuando Jimmy Breslin sale en sus noticias es porque Breslin es un tipo que además de periodismo es un tipo que toma partido y es un ciudadano. Si Breslin sabe que un mendigo ha sido expulsado de su puente, tomará su lugar para comprobar si la policía lo desaloja a él. Breslin desafía a un duelo a Giscard Destaign porque el Concorde atronaba al aterrizar  en un barrio donde vivía. Albert Montagut  sueña con ir en el Concorde al verlo. Tom Wolfe puede pasarse 11 años trabajando en un libro en el que nunca se mencionará a Tom Wolfe.

3. Hay que usar bien el lenguaje correctamente. En el libro hay faltas de ortografía, por ejemplo, en la página 95.  Los acrónimos están mal escritos.  La puntuación de las frases es atroz. Las palabras que usa Albert Montagut sencillamente no significan lo que él cree que significan. En la página 238 quiere decir sesgada y dice segmentada. Son frecuentes las frases de 43 palabras.

Es mejor si los estudiantes no siguen sus teorías sobre los titulares. Montagut dice que deben cuadrar con la hueco de la noticia. Es una teoría bastante extendida, pero poco explicada.

El libro no tiene tensión ni drama. Es una colección de nimiedades. Cuando una persona escribe algo, tiene que diferenciar entre lo que es importante y lo que no lo es. No es apasionante el color de su alfombra en su casa en Australia por mucha ilusión que le hiciese a Montagut. Por lo menos, yo no le obligaría a estudiar eso a los estudiantes de periodismo.

4. No hay que dejarse llevar por el capricho. Hay mucha gente que dice que es diseñador o diseñadora. Hay metodologías más científicas y profesionales que las que uso Albert Montagut para elaborar el diseño de un periódico que el de ADN. Yo recomiendo a Reinard Gäde o Mario García como maestros del diseño de webs de periódicos.

5. Decía Dor´s que pauera escribir una página hay que leer cien páginas.  Eso es verdad. Sólo desde una sólida cultura se puede escribir algo que merezca la pena. Es un error pensar que los corresponsales no deben pasar mucho tiempo en un país.  Albert Montagut parece que sólo conoce Estados Unidos.

Marjorie Scardino no es una de las más altas ejecutivas de Pearson como afirma el autor de Fe de Errores. En la fecha de publicación del libro, Marjorie Scardino, era la presidenta de Pearson.

Un error más, La frase “En Wall Strett si quieres un amigo, cómprate un perro” puede que Albert Montagut la escuchase en una película “Wall Street”. Pero la decía un tiburón, Karl Icahn. El hombre que quebró la Pan Am. Otros la atribuyen a Al Dunlap, presidente de Scott Paper.

Parece que Albert Montagut descubrió una nueva forma de escribir artículos en los años 90. A lo que se refiere se a lo que se llama el Nuevo Periodismo y estaba inventado por Tom Wolfe y otros desde los años 60.

6. El periodismo no es una forma de hacer política. No es un arma al servicio de la política. Lenin y Hitler pensaban eso. Pero yo sigo sin estar de acuerdo.

7. Yo no he estado en redacciones tan importantes como las suyas, pero he visto buenos temas. Y había alguna botella de algo.

Capítulos principalea
Una vida de papel (Del cine al Bosque al 23 F) – La Prensa de Madrid y Barcelona (El Mundial 82 y la Sección de sucesos) – El País, 1983 (Paco, hijo ¿eres, tú el violador? ) – El sueño americano y australia (The Killing Fields y Waltzing Matilda ) – ETA y la princesa de Gales ( Reporterismo sin descansos ) – Bienvenido a Washingon D. C.  ( Una tormenta en el desierto y el Air Force One ) – Los Juegos Olímpicos y el BCN ( Al otro lado de la barrera y una abreviatura mágica ) – El Mundo, 1995 ( Una prueba difícil y el atentado de los Grapo ) – A la búsqueda del periodismo (Una guerra ilegal y 11-M) La gran transformación (Adn y 2.0) El periodismo en la encrucijada ( El cambio tecnológico y las formas de la crisis )

, , , , ,