Arcadi Espada y Ernesto Hernández Busto (Editores)
Duomo Ediciones, S. L. ( 2009 )
143 páginas

.El periódico se parece a cualquiera de esos tipos que aparecen apuñalados en un callejón, y nada más empezar a investigar el asesinato, la policía se da cuenta de que lo difícil sería encontrar a alguien que no hubiese querido matarles”. (Página 9) Esta frase de Arcadi Espada anuncia un libro esperanzador. ¡Al fin una autocrítica sobre los periódicos! El tono del resto de los autores es distinto. No se puede decir que contradigan al editor, pero tampoco han compuesto una lista de las fechorías cometidas por los medios de comunicación. Tiene la gran ventaja de que los analisis son honestos y abiertos al futuro
Jill Lepores trae a colación como el periodismo y la libertad política han caminado de la mano en Estados Unidos. El libro es totalmente norteaméricano en su concepción, premisas y sus soluciones. Los autores no se molestan en mencionar que el primer diario del mundo se publicó en París en 1705. Creen que todo empezó en las colonias de norteamérica. Ninguno se ha molestado en mencionar que los primeras publicaciones europeas eran simples gacetas comerciales o nacieron por iniciativa de los monarcas

La mayoría de los artículistas no entiende que un web es un producto muy distinto de un periódico y escriben como si uno sustituyese al otro. Todos siguen pensando que un visitante o un usuario de un web es un mero lector. Yo creo que eso es un error. En 2010, todo el mundo habla de que en Internet hay un diálogo y The New York Times ha dejado de llamar lectores a sus usuarios.

De todos modos, es una reflexión muy interesante para los que elaboren contenidos en Internet. Ningún autor concluye que el periodismo haya muerto. Hay periodistas más vivos que nunca. En 2010 existen bloggers y twitteros con millones de lectores y que no rinden cuentas a ningún redactor jefe. El fin de los periódicos saca a relucir qué es lo que las organizaciones periódisticas como instituciones han aportado al mundo de la información en los dos últimos siglos.

El libro narra mejor que nadie los éxitos editoriales de algunas publicaciones en web como The Huffington Post. Algunos de los autores especulan sobre el futuro de las empresas periodísticas. En el artículo de Jeff Jarvis hay una propuesta concreta de cómo puede funcionar un periodismo ciudadano apoyado por las redes sociales.

Capítulos Principales
A modo de introducción. La noticia posmoderna, por Arcadi Espada – Números Atrasados. El día que murió el periódico (Jill Lepore ) – El periódico elite del futuro – Agotado. Vida y muerte del periodismo norteamericano ( Eric Alterman ) – Tres reflexiones sobre el periodismo en Internet, ( Jeff Jarvis ) – ¡Sobrecarga! La batalla por la importancia del periodismo en la época del exceso de informacióm, (Bree Nordenson ) – La muerte de las noticias ( Gary Kamiya ) – Adiós a la era de los periódicos – Bienvenida una nueva era de corrupción – ( Paul Starr )

Comentario Editorial
Sinopsis

Una antología sobre el fin del periodismo en papel y la vigencia del papel del periodismo
¿Desaparecerá el periódico de papel o asistiremos a una transformación radical de la manera en que consumimos la información? La polémica sobre «el fin de los periódicos» no es nueva. Tiene lugar desde hace siglos, aunque ahora la devastadora crisis del sector, los retos tecnológicos y el auge de Internet dibujan un escenario mucho más inquietante. La crisis actual de los medios impresos no es sólo el fin de un modelo de negocio: también obliga a replantear el papel que deben jugar los intermediarios en el «modelo de confianza» que ha funcionado durante todo el siglo XX y a trazar pautas que correspondan a los hábitos de los nuevos consumidores de noticias.

¿Cuán peligroso sería para la democracia que desaparecieran los periódicos de papel? ¿Es recomendable traspasar el modelo de lectura de noticias a una pantalla que, según algunos, promueve una lectura menos reflexiva? ¿Acaso la muerte de los periódicos equivale a una «muerte de las noticias»? Estos interrogantes son los que tratan de responderlos siete autores convocados en este libro, un mapa del estado real del periodismo en la actualidad y del debate público que ello ha generado.

,

portada-periodismo-practico(Arcadi Espada)
Espasa Calpe, 2008
182 páginas

Cualquier webmaster  tiene un medio de comunicación.  Cualquier web tiene un público y maneja información. Yo le recomiendo leer este libro. Sobre todo, si vive en España.  Tiene unas letras grandes y se puede acabar en unas siete horas. Es una lectura perfecta para un autobús o para el metro.

El volumen  es una colección de matices a una sucesión de informaciones publicadas en periódicos de la Península, en su mayoría. El matiz es que los matices están escritos por un periodista excelente, honrado, con oficio  y  experiencia.  Muchas de estas puntualizaciones  son bastante inteligentes. Yo no estoy de acuerdo con algunas . Están escritas en forma de consejos ¿Qué hacer con…?

Arcadi Espada es un tipo que cree que hay cosas que son verdad y que otras son mentira. Un señor que cree que del choque de dos mentiras no sale una verdad sino el delirio.  Arcadi Espada no escribe como un periodista protagonista como  Albert Montagut en Fe de Errores.

En cualquier caso,  llega a los temas de fondo del periodismo, aunque sea de un modo desordenado: la verdad, la independencia, los lectores, los palabros,  las cifras que mienten… Los párrafos que les dedica a los blogs y “el periodismo en permanente estado de borrador” son gloriosos. Los temas salen al hilo de noticias publicadas realmente. Los comentarios los hace alguien que ha tenido que redactar titulares.

Aunque muchas de las críticas que hace parecen salidas de alguien que no parece entender cómo se cierra un periódico; cómo hay que llenar páginas; cómo hay que cuadrar titulares…

Hay frases que no se entienden y que no hubieran recibido el visto bueno de muchos redactores jefe y de un subdirector. El libro está muy enfocado a España. Las personas de otros países no entenderán a qué se refiere. Es una pena, pero la mayoría de los ejemplos están tomados de dos o tres periódicos españoles.

Es el libro de estilo de El País el que prohibe usar títulos de películas como titulares. No sé por qué no lo dice que se refiere a El País. Son los redactores de El País los primeros que se saltan esa norma.

Arcadi Espada va a recibir muchas críticas porque, a veces, no es muy políticamente correcto. Es la primera vez que se habla así sobre la violencia de género, sobre los blogs….El autor  lleva razón en la mayoría de sus matices, pero en Castellano, Dios se escribe con mayúscula (Ortografía de la Lengua Española  3.3.2. )

Capítulos Principales
Política
Economía
Tercera Cultura
Sociedad
Estilo
People
Obituarios
Citas

, , , , , , , , ,