Carlos Salas
Áltera, 2007
279 páginas

El título es bastante engañoso: Carlos Salas escribe mucho mejor que la gran mayoría de los periodistase. Se me ocurren pocos que compitan con él. Si uno aplicase todo lo que dice el libro, escribiría mucho mejor que la media de los periodistas y novelistas españoles. Es más, podría ser un productor de lo que se llama “contenidos” bastante más que decente. Yo creo que es un libro muy aconsejable para un webmasters por los temas que toca. Al principio y al final, sobre el estilo del castellano. No es normativo. Analiza muchos temas concretos de la redacción, de la narración y del debate de ideas que son fundamentales cuando se va a elaborar un texto o expresar una idea.

Entre pan y pan y con escusa del idioma hay unas explicaciones y metáforas buenísimas sobre lo que pasa en el mundo de los informadores. Son explicaciones o modelos tremendamente originales, por ejemplo, de cómo por la mañana, en un periódico todo son errores, y por la noche esos errores se tienen que reducir al mínimo. El New York Times dice que comete 3.500 errores al año, Carlos Salas no se lo cree.

Carlos Salas, además, enseña como escribir sacando lo plástico, escribiendo metáforas y no compitiendo contra el cine sino imitándolo. Trae a colación un libro fantástico de Linda Seger que sáe títula : Cómo convertir un guión bueno en uno excelente. Yo creo que uno de los secretos de Salas es que es un gran lector. El libro está ” repleto de citas. El autor usa un vocabulario ríquisimo. Yo no usaría un par de giros que el emplea: “dar continuación” en vez de continuar. Lo hace sólo un par de veces. Yo diría que en todo el libro no hay ni una sola palabra incorrecta. Eso es muy difícil que pase en 2010 en España.

Tampoco estoy de acuerdo con su teoría sobre qué es y qué no es noticia. Por lo menos, no la llevaría a rajatabla. Para Carlos Salas, noticia es que un señor “muerda a un perro”. “los periodistas inofrman de lo que no pasa y no de lo que pasa”. El problema que tiene eso es que en España acaban dando lecciones de moral Mario Conde y opinando sobre el futuro de la economía capitalista a Guti. Tengo mucho respeto por todos estas personas. Los periodiscos y telediarios se llenan de hechos sorprendentes que dejan de sorprender. Desde 1906 el arte se protpuso provocar. En 2010 es imposible que nada llame la atención.

Yo tampoco seguiría su método para hacer entrevistas. Lo que a mí me ha dado mejor resultado, siempre que se tiene tiempo, es intentar tener una conversación. Llega un momento en que el entrevistado pierde el miedo. Llega un momento es que se puede enseñar una grabadora. Es una lata ir con grabadora. Pero hay entrevistas que es necesario grabar. Si el entrevistado se siente cómodo hablará. Si no, no dirá nada. Es más, si te pones de su parte, dirá lo que tú quieras. Lo que afirma Salas sobre las ruedas de prensa es muy esclarecedor

El libro tan estupendo acaba con una lista de libros recomendados que muy útil para quien quiera ejercer como periodista

Capitulos principales
Lo importante es que te lean – Cómo convertir las palabras en imágenes – Titulares: así se vende una noticia – La primera puerta – Frases: ¿cortas o largas? – Encadenar párrafos: técnicas del guión de cine – Las claves del periodismo de precisión – Perfiles: fórmulas para dibujar la personalidad -Cómo escribir un buen análisis – Entrevistas: cómo vencer en un cara a cara – Búscate la vida – Las fuentes de la investigación – Kit de supervivencia – Cómo desarrollar el sentido de lo insólito – Fotógrafos: todo depende de un dedo – El conocimiento en estado puro: la guerra – La papelera, ese gran amigo – Manual para jefes – Esto no es una ONG – La verdad, esa cosa – La mejor profesión del mundo – Cien errores típicos y cómo evitarlos – Libros imprescindibles comentados

, , , , , , , , , , , , , ,

fe-de-errores5
(Una historia de periodistas)
Albert Montagut
478 páginas

Albert Montagut , parece que ha publicado noticias de interés durante su carrera.  Cuando se trabaja para periódicos con mucha difusión  y con medios es más fácil conseguir noticias. Las fuentes saben que si las filtran esos medios, tendrán más repercusión. Por otra parte, los periodistas tienen más tiempo para trabajar en los temas. No es que sean más listos. No es que “sean sitios mágicos” como él afirma. Es que les luce más.
Esto es lo mismo que piensa Gay Talese. Lo expone en su historia del New York Times “Poder y el Reino“. En cada capítulo, Galese va detallando la plantilla del diario y cómo era posible que tuvieran un reportero en cada esquina de la ciudad.
Parece que Montagut tiene la humildad de reconocer errores. Pero se equivoca de errores. Los errores que comete y los que ha cometido la prensa suelen ser otros. Yo no tengo un currículum tan de campanillas como Albert Montagut, quizá he tenido tiempo para leer más libros y más artículos. Si me molesto en rebatirle es porque “Fe de errores” pretende enseñar a estudiantes de periodismo:
:

1. Albert Montagut tiene que esperar a la página 378 para hablar de los lectores. Los lectores son la primera obsesión de todos los buenos periodistas. No hace ni una referencia a las cartas de los lectores, a sus gustos, a sus cambios, a sus aficiones… Tampoco habla del trabajo de otros periodistas. Albert Montagut no hace estudios de mercado, no investiga, no escucha…Resulta que son esos lectores los que ahora huyen de esa prensa de periodistas de raza que hablan de sí mismos.

2. La prensa no habla de sí misma. La prensa no es noticia. Si Lucy Kellaway se refiere a sí misma es para mofarse de Lucy Kellaway.  Cuando Jimmy Breslin sale en sus noticias es porque Breslin es un tipo que además de periodismo es un tipo que toma partido y es un ciudadano. Si Breslin sabe que un mendigo ha sido expulsado de su puente, tomará su lugar para comprobar si la policía lo desaloja a él. Breslin desafía a un duelo a Giscard Destaign porque el Concorde atronaba al aterrizar  en un barrio donde vivía. Albert Montagut  sueña con ir en el Concorde al verlo. Tom Wolfe puede pasarse 11 años trabajando en un libro en el que nunca se mencionará a Tom Wolfe.

3. Hay que usar bien el lenguaje correctamente. En el libro hay faltas de ortografía, por ejemplo, en la página 95.  Los acrónimos están mal escritos.  La puntuación de las frases es atroz. Las palabras que usa Albert Montagut sencillamente no significan lo que él cree que significan. En la página 238 quiere decir sesgada y dice segmentada. Son frecuentes las frases de 43 palabras.

Es mejor si los estudiantes no siguen sus teorías sobre los titulares. Montagut dice que deben cuadrar con la hueco de la noticia. Es una teoría bastante extendida, pero poco explicada.

El libro no tiene tensión ni drama. Es una colección de nimiedades. Cuando una persona escribe algo, tiene que diferenciar entre lo que es importante y lo que no lo es. No es apasionante el color de su alfombra en su casa en Australia por mucha ilusión que le hiciese a Montagut. Por lo menos, yo no le obligaría a estudiar eso a los estudiantes de periodismo.

4. No hay que dejarse llevar por el capricho. Hay mucha gente que dice que es diseñador o diseñadora. Hay metodologías más científicas y profesionales que las que uso Albert Montagut para elaborar el diseño de un periódico que el de ADN. Yo recomiendo a Reinard Gäde o Mario García como maestros del diseño de webs de periódicos.

5. Decía Dor´s que pauera escribir una página hay que leer cien páginas.  Eso es verdad. Sólo desde una sólida cultura se puede escribir algo que merezca la pena. Es un error pensar que los corresponsales no deben pasar mucho tiempo en un país.  Albert Montagut parece que sólo conoce Estados Unidos.

Marjorie Scardino no es una de las más altas ejecutivas de Pearson como afirma el autor de Fe de Errores. En la fecha de publicación del libro, Marjorie Scardino, era la presidenta de Pearson.

Un error más, La frase “En Wall Strett si quieres un amigo, cómprate un perro” puede que Albert Montagut la escuchase en una película “Wall Street”. Pero la decía un tiburón, Karl Icahn. El hombre que quebró la Pan Am. Otros la atribuyen a Al Dunlap, presidente de Scott Paper.

Parece que Albert Montagut descubrió una nueva forma de escribir artículos en los años 90. A lo que se refiere se a lo que se llama el Nuevo Periodismo y estaba inventado por Tom Wolfe y otros desde los años 60.

6. El periodismo no es una forma de hacer política. No es un arma al servicio de la política. Lenin y Hitler pensaban eso. Pero yo sigo sin estar de acuerdo.

7. Yo no he estado en redacciones tan importantes como las suyas, pero he visto buenos temas. Y había alguna botella de algo.

Capítulos principalea
Una vida de papel (Del cine al Bosque al 23 F) – La Prensa de Madrid y Barcelona (El Mundial 82 y la Sección de sucesos) – El País, 1983 (Paco, hijo ¿eres, tú el violador? ) – El sueño americano y australia (The Killing Fields y Waltzing Matilda ) – ETA y la princesa de Gales ( Reporterismo sin descansos ) – Bienvenido a Washingon D. C.  ( Una tormenta en el desierto y el Air Force One ) – Los Juegos Olímpicos y el BCN ( Al otro lado de la barrera y una abreviatura mágica ) – El Mundo, 1995 ( Una prueba difícil y el atentado de los Grapo ) – A la búsqueda del periodismo (Una guerra ilegal y 11-M) La gran transformación (Adn y 2.0) El periodismo en la encrucijada ( El cambio tecnológico y las formas de la crisis )

, , , , ,

portada-periodismo-practico(Arcadi Espada)
Espasa Calpe, 2008
182 páginas

Cualquier webmaster  tiene un medio de comunicación.  Cualquier web tiene un público y maneja información. Yo le recomiendo leer este libro. Sobre todo, si vive en España.  Tiene unas letras grandes y se puede acabar en unas siete horas. Es una lectura perfecta para un autobús o para el metro.

El volumen  es una colección de matices a una sucesión de informaciones publicadas en periódicos de la Península, en su mayoría. El matiz es que los matices están escritos por un periodista excelente, honrado, con oficio  y  experiencia.  Muchas de estas puntualizaciones  son bastante inteligentes. Yo no estoy de acuerdo con algunas . Están escritas en forma de consejos ¿Qué hacer con…?

Arcadi Espada es un tipo que cree que hay cosas que son verdad y que otras son mentira. Un señor que cree que del choque de dos mentiras no sale una verdad sino el delirio.  Arcadi Espada no escribe como un periodista protagonista como  Albert Montagut en Fe de Errores.

En cualquier caso,  llega a los temas de fondo del periodismo, aunque sea de un modo desordenado: la verdad, la independencia, los lectores, los palabros,  las cifras que mienten… Los párrafos que les dedica a los blogs y “el periodismo en permanente estado de borrador” son gloriosos. Los temas salen al hilo de noticias publicadas realmente. Los comentarios los hace alguien que ha tenido que redactar titulares.

Aunque muchas de las críticas que hace parecen salidas de alguien que no parece entender cómo se cierra un periódico; cómo hay que llenar páginas; cómo hay que cuadrar titulares…

Hay frases que no se entienden y que no hubieran recibido el visto bueno de muchos redactores jefe y de un subdirector. El libro está muy enfocado a España. Las personas de otros países no entenderán a qué se refiere. Es una pena, pero la mayoría de los ejemplos están tomados de dos o tres periódicos españoles.

Es el libro de estilo de El País el que prohibe usar títulos de películas como titulares. No sé por qué no lo dice que se refiere a El País. Son los redactores de El País los primeros que se saltan esa norma.

Arcadi Espada va a recibir muchas críticas porque, a veces, no es muy políticamente correcto. Es la primera vez que se habla así sobre la violencia de género, sobre los blogs….El autor  lleva razón en la mayoría de sus matices, pero en Castellano, Dios se escribe con mayúscula (Ortografía de la Lengua Española  3.3.2. )

Capítulos Principales
Política
Economía
Tercera Cultura
Sociedad
Estilo
People
Obituarios
Citas

, , , , , , , , ,

Enfermedades del castellano de fin de siglo
Sergio Lechuga
EUNSA, 1996
115 páginas

A veces, construir un web exige un dominio del idioma mejor del que se tiene para participar en un chat. No es cuestión de inmortalizar los errores y difundirlos por los cinco continentes.

El libro de Lechuga se dirige a lo esencial del grano. Trata sobre los errores reales en el castellano actual: dequeísmos, gerundios mal usados, vulgarismos, laísmo…El conocimiento del autor de las incorrecciones que se cometen en el castellano de la última década es enciclopédico, mucho más del lenguaje de los adolescentes. Aunque el libro es bastante breve y muy fácil de leer.

No es un manual de reglas sino que se enfoca en faltas existentes. Es muy práctico para el que quiera escribir. Yo lo recomendaría más a españoles que a latinoamericanos.

Capítulos principales

El manganchismo, la dichosa teoría – ¿Hablás inglés? – Construcciones “a evitar” – No está “delante ..mío” – El Telediario. Los pedantismos – ¡Con lo fácil que es decir “por eso”! – ¡ Ello! – Los absurdos participios – Del dequeísmo – Otras sandeces – Una regla y está mal – Hay que saber mandar – Fray Gerundio – De muletas, muletillas y tal ¿no? – Las palabras-ataúd – Son cosas del fútbol – De oficinas y ordenadores – El nuevo Torquemada: el lenguaje PC –Especial autonomías – ¿Niño o niña? – El lenguaje de la calle. Los vulgarismos. Elogio de la tertulia –Vale: hablo mal. Y ¿qué hago? – Diccionario de lo que no hay que decir

, ,