Katharine Graham
568 páginas
Alianza Editorial, S.A.

Katharine GrahamKatharine Graham, heredera del Washington Post, narra en este libro sus memorias desde su nacimiento en 1917 hasta 1998. Esta obra recibió el Premio Pulitzer. Graham es una de las responsables de la publicación de la investigación de Watergate y en 1971 de los papeles del Pentágono.

La obra no es un análisis profundo sobre el mundo del periodismo. Graham tampoco elabora un análisis especialmente brillante de los años que vivió. Su fama se debe sobre todo a la suerte. Ella misma lo declara. La primera gran virtud del libro es la sinceridad de la autora, sinceridad acompañada de una humildad desconocida en la profesión periodística. La autora americana reconoce errores y descuidos. Desde luego, es el contrapunto ideal para las memorias de Benjamín Bradlee, el director del periódico durante una de sus épocas. Bradlee desparrama la arrogancia de que carece Graham. La editora es la única persona de todos los protagonistas, que reconoce que parte del éxito de la publicación de las noticias sobre el Watergate, se debió a la fortuna y que ellos se limitaron “a poner un pie después del otro”.

Benjamín Bradlee es uno de los personajes que desfilan por el libro de Katharine Graham. De hecho, la autora sólo empieza a hablar en serio de sí misma, desde la fecha en que se suicida su marido en 1963. Hasta entonces, el libro es una biografía, primero de su padre y después de su marido, sus antecesores al mando del periódico. Graham toma protagonismo hacia la segunda mitad de la narración. Cuenta la historia del periódico a través de los personajes con los que se encuentra. La historia está muy documentada y conserva multitud de cartas. Entrevistó a 250 personas para escribir el libro. Quizá sea difícil encontrar otro sitio que narre con tanto detalle las dificultades que encontraban las mujeres para ejercer el periodismo y formar parte de organos de decisión.

Lo cierto es que Katharine Graham sólo habla de asuntos cercanos a ella. Se pueden encontrar consejos sobre periodismo procedentes de su sentido común y experiencia. Entre ellos, que no se negocia con las noticias para conseguir avances sociales o que los periódicos no deben apoyar a un candidato en unas elecciones. No creo que sea una buena idea leer un libro tan largo para aprender esas cuatro o cinco enseñanzas que contiene sobre comunicación. Yo diría que le sobran páginas y que lo relativo a su niñez no es muy relevante. Se puede sobrevivir sin saber a qué jugaba con sus amigas en el colegio por muy ganadora del Premio Pulitzer que haya sido.

La segunda gran virtud Una historia Personal es el orden. La narración es previsible, líneal y cronológica. Graham no es muy brillante. No hay una sola frase de calendario en las 568 páginas del volumen. Pero es clara, precisa y rigurosa,

· La crítica de Una Historia Personal que ha publicado Aceprensa·
· Aquí Está es otra reseña del Libro Una Historia Personal (Agapea)
·Comentario de Una Historia Personal de Ojos de Papel

Una referencia esencial para escritores online, editores y directores
Gerry Mcgovern, Rob Norton y Catherine Odowd
Pearson Education, 2002
246 páginas

Guía de estilo del contenido en InternetEncontrará este libro en todas las listas de los libros imprescindibles para un webmaster o para un editor online. Esas listas no le avisarán de dos carencias de la obra. Está escrita en el año 2002; con lo que pierde todo el nacimiento de la web social; y, sobre todo, gran parte del libro está dedicado a proporcionar consejos de estilo de redacción. Muchas de las advertencias y consejos que incluye sólo son útiles si se escribe en inglés. La difencia entre forward y forwards es bastante insignificante para la mayoría de los webmasters. No es muy importante para el redactor medio saber cuando usar less y cuando fewer si no se escibre en el idioma de Bill Gates. Muchos de los aspectos sobre puntuación y gramática son parecidos en varios idiomas, pero no son necesariamente iguales.

El libro también está atrasado en cuanto al conocimiento que transmite sobre los comportamientos de los usuarios. La mayoría de los consejos sobre usabilidad provienen del sentido común. Pero muchos de los progresos que se han hecho en este campo no se recogen.

Además de las recomendaciones sobre redacción, este libro contiene algunas nociones de diseño, comercio electrónico, navegadores, teléfonos móviles, marcado, programación … El libro no está dividido en capítulos. Hay que leerlo entero para encontrar la parte que a cada uno pueda interesarle. No hay que ser un experto en informática o en periodismo para leerlo. Precisamente, The Web content Style Guide está estructurado como un diccionario con definiciones de términos. Puede ser un buen libro para quien comience en Internet, pero es imposible que a alguien no le suenen manidos muchos términos. En 2011 (cuando se escribe ésta reseña) hay poca gente que no sepa la diferencia entre Intranet y extranet. A estas alturas, la mayoría de los ciudadanos de la Tierra sabe lo que es el ciberespacio.

No es un libro muy gráfico. Hay pocas ilustraciones y éstas son en blanco y negro.

Otra crítica sobre The Web Content Style Guide (en inglés)

, , ,

Una biografía de Walter Lippmann
Ronald Steel
Cuadernos de Langre, 2007
672 páginas

Es la larga y minuciosa historia de un opinador de éxito, el opinador de más éxito del siglo XX. Él propio Lippmann dice que un periodista “no es una institución pública ni un núcleo de influencia y liderazgo; es un reportero y comentarista que expone ante sus lectores sus hallazgos acerca de asuntos que ha estudiado y que no va más allá. No puede abarcar el universo, y si empieza a pensar que ha sido llamado para cumplir esa misión universal (…) pronto acabará diciendo cada vez menos sobre cada vez más cosas hasta que al final hablará de todo sin decir nada” (pag. 411) Con esto retrata lo que él mismo había estado haciendo desde que se incorporó al periodismo. Lippman es un hombre que después de hacer todo lo posible para que Estados Unidos entre en al Primera Guerra Mundial se encarga con todas sus fuerzas de librarse del reclutamiento para combatir en una batalla real.el periodista y el poder walter lippmann

Yo no sabría si decir si Walter Lippmann es un periodista. Como otros personajes del mundo de la prensa, cocinó candidatos para presidente, participó en campañas, escribió discursos, se entrevistas…Es muy difícil distinguir entre la realidad que el retrataba y la realidad que él, sus amigos y círculo de influencia creaban. Hacía política desde el periodismo y desde los salones.

Quizá el mejor resumen de lo que es un columnista lo hizo “Quien haya llegado tan alto como para que se le encargue la redacción de una columna fija, o bien no necesita ningún consejo, o bien tiene ( o pronto llegará a tener ) un ego que le impedirá aceptar consejos… “ (Bob Casidy)

Puede que Lippmann aprendiese y dejase la lección escrita. “porque ya no me encuentre cerca del trono del príncipe ni me encuentre cómodo en su Corte. Mi larga experiencia en el periodismo me convenció, hace ya muchos presidentes, de que debe existir una cámara de aire entre un periodista y el jefe del Estado. Habría que esculpir esta frase en el National Press Club: ‘Desconfiad del príncipe’. Son poquísimos los príncipes que saben encajar la más mínima crítica y son pocos los que toleran que se les deje de adular” (Pag 609) (conferencia en 1966).

El libro es una minuciosa biografía de Lippman y junto con él se descubre la historia política desde 1917 a 1970. Lippmann analizó los grandes acontecimientos del siglo XX y junto a él se pueden recorrer y conocer mucha profundidad.

No espere un libro sobre periodismo o comunicación pública. El título es suficientemente expresivo, Walter Lippmann se ocupó sobre todo de influir en el poder. Sus lectores, los medios, la profesión de la información no es el tema de este volumen. La personalidad o estructura de los periódicos en los que Lippman intervino. El tema del periodismo es secundario para el autor. Quizá lo fuese también para Lippmann, que no obstante, es el autor de Opinión Pública y un gran teórico de la información que no estuvo en ninguna Guerra realmente.

, , , ,

(La última fuente para escribir, editar y crear contenido para el mundo digital)
Chris Barr y los editores senior de Yahoo!
Yahoo! 2010
512 páginas

El libro es una especie de ensalada que trata de muchas cosas y es fruto de las propias contradicciones internas de Yahoo!. No intenta aclarar qué es Yahoo! ni para qué hace webs. Yahoo! no considera que deba hacer información para sus usuarios. No es un libro sobre marketing en buscadores; no es un libro sobre usabilidad especialmente bueno; no encontrará grandes trucos sobre experiencia de usuario. Trata un poco de muchos temas. Fundamentalmente, se refiere a aspectos formales de un web. No dedica ni una sola palabra a su propia credibilidad. Para Yahoo! “no eres nada sin una audiencia” (pag. 14). Pero da mucha importancia a ser políticamente correcto. Versa sobre textos escritos. Hay poca información sobre audio o vídeo.

Trata sobre el estilo literario, pero se echan de menos consejos para escribir con rigor. El libro es muy reiterativo; por ejemplo, se repite una y otra vez la idea de que hay que usar un lenguaje simple Se repite la idea y se repiten los ejemplos.

La guía de estilo de Yahoo! Es un texto muy largo porque tiene muchos ejemplos. Cada afirmación que se hace va acompañada de varios ejemplos de lo que hay que hacer y de lo que hay que evitar. Se tarda muchísimo en leer este libro. Es cierto que es un volumen que se puede navegar; se puede acceder desde cualquier capítulo y no hace falta leer lo anterior. Los capítulos dedicados a las normas básicas de la escritura los conoce cualquier persona acostumbrada a redactar. Para eso, es un libro más útil, Writing for the web.

Es muy interesante el capítulo que dedica a los motores de búsqueda. Pero yo recomiendo leer un libro especializado sobre el tema. Por ejemplo, “ SEO: optimización del posicionamiento en buscadores ”. También son interesantes para cualquiera que haga webs las páginas 419 y siguientes donde habla de las leyes norteamericanas sobre el copyright

En el capítulo que empieza en la página 430 habla de tener una lista de palabras. Eso puede no tener sentido en la lengua española. Hay idiomas en que el uso está normalizado. La Real Academia evita que generen los problemas que hay en inglés. Existen diccionarios elaborados por una academia que son el referente para la significación de las palabras. Aún así, en castellano hay medios que tienen su propio libro de estilo

Algunos Consejos Prácticos
·La gente decide sobre si permanecer en una página o no en 3 segundos según los estudios de eyetrack de Yahoo!

·No todos los usuarios empiezan a leer el web por la página principal o home

·Las listas son más legibles que las enunciaciones

-
Capítulos Principales
Escribir para la web – Identificar tu audiencia – Definir tu voz- Construir textos llamativos y claros – Escribir textos inclusivos – Hacer su sitio accesible – Escribir sitio de Interface Claro – Escribir correos electrónicos y newsletter que enganchen – Adaptar textos para aparatos móviles -Puntuación – Abrevia – Titulares consistentes – Un estilo consistente para los números – Acortar y fortalecer las frases – Evitar errores comunes en la elección de palabras, gramática y escritura – Prueba antes de publicar – Familiarizate con el código básico – Mejore su sitio para -motores de búsqueda – Entender las reglas básicas de la ley de EE. UU. sobre el contenido online – Mantenga una lista de palabras

, , , , ,

David Randall
Siglo, segunda edición, 2008
361 páginas

Es el mejor manual de periodismo que he leído. Es más, es una colección de consejos sobre cómo escribir investigaciones muy lograda. Las frases tienen una precisión tremenda y exquisita. Por todas partes resalta el interés por los lectores. A cualquier periodista, le puede costar unos cinco años adquirir esta experiencia. Después de leer este El Periodista Universal , la mitad de las noticas que vea en un telediario español le parecerán una chapuza.

La riqueza de las anécdotas con las que ilustra cada consejo es de biblioteca. A veces, estas anécdotas son de lo más pintoresco. Por ejemplo, el relato original del vuelo de los hermanos Wright publicado en 1903 en el Virginian-Pilot contenía 33 errores, según reconoció el mismo diario en 2003. Errores que han sido reproducidos en gran cantidad de ocasiones. Además, de anécdotas de errores garrafales, el libro está lleno de citas sarcásticas. “Los periodistas hacen preguntas tontas. Miran hacia el sol y te preguntan si está brillando” (Sonny Liston); “por lo visto, los periódicos no son capaces de distinguir un accidente de bicicleta del hundimiento de una civilización” (George Bernard Shaw). Junto a ello, recoge gazapos hilarantes: “Prófugo con una sola pierna huye a la carrera “ (The Australian) ; “Desaparece la mujer más delgada del año” (Daily Mail) ; ”Tras el asesinato de una mujer concluyó una fiesta” (Mooresville Tribune); “Algunos adolescentes muestran un aire desafiante” (Washington Post).

El Periodista Universal es muy detallado. No es un libro de teorías sino de consejos. Por ejemplo, llega a especificar qué tipo de libretas hay que usar para una entrevista. Dedica un apartado a explicar la mejores tacticas para buscar en Google. Otras páginas están dedicadas a las matemáticas y la estadística. No son los párrafos más divertidos y para un bachiller resultan de perogrullo, pero muchos periodistas harían bien en repasarlos.

Randall es un reportero y editor con mucha experiencia y conocimiento histórico. Previamente ha escrito el libro “Grandes Reporteros”. Quizá el mejor consejos de todos es que hay que tener cuidado con los redactores jefe. Las advertencias sobre Internet valen oro. Pero a la vez, es un autor con personalidad y desaconseja muchos de los clichés del periodismo. Reconoce muchos de los vicios de periódicos y revistas.

No es que los periódicos sean siempre unos miserables según Randall. Cuando aconseja rectificar, trae a colación el ejemplo del New York Times. En 1920 el rotativo ridiculizó a Robert Goddard por afirmar que los cohetes podían funcionar en el vacío. En 1969, en un ejercicio de documentación, de memoria y de modestia, el New York Times pidió perdón a sus lectores por sus afirmaciones sobre las tesis de Goddard. “El Periodista Universal” también es una buena historia de la prensa

Es un libro para gente que quiera hacer las cosas bien, para aquellos que, en palabras del autor para quien ha comprendido que la vida es mucho más divertida si se nos da bien hacer lo que hacemos” (Pag 344) Es original y tiene personalidad. Muchos llamarían a Randall perfeccionista. Pero aquí encontrará recetas, virtudes y aptitudes para elaborar textos o guiones más que decentes. No son recetas solamente. Requieren esfuerzo.

Aunque yo no estoy de acuerdo con Randall en que haya que ser una persona tan obsesiva o con tanto ego para ser periodista. Hay periodistas o creadores de contenidos que son personas normales. Los principios éticos en que se basa no son muy sólidos.

Capítulos Principales
Cómo debe ser un buen reportero – Las limitaciones del periodismo – Lo que es noticia – ¿De dónde proceden las buenas noticias? – La Investigación -Controlar las fuentes , que no sean ellas las que nos controlen – Las entrevistas – Información sobre cifras y estadísticas – El periodismo de investigación – La cobertura de sucesos importante – Errores, correciones y engaños – Ética – Escribir para los periódicos – Las entradillas – La construcción y la descripción – Cómo usar las citas – Diferentes formas de contar una historia – Los comentarios deliberados o involuntarios – Cómo ser un gran reportero – Lecturas para periodistas

, , ,